La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) rebajó sus previsiones de tráfico para 2020, reflejando una recuperación más débil de lo esperado, como lo demuestra el sombrío final de la temporada de viajes de verano en el hemisferio norte. La IATA espera ahora que el tráfico de todo el año 2020 se reduzca en un 66% en comparación con el de 2019. La estimación anterior era de una disminución del 63%.

La demanda de pasajeros de agosto continuó siendo muy baja contra los niveles normales, con los ingresos por pasajero-kilómetros (RPKs) disminuidos en un 75,3% en comparación con agosto de 2019. Esto sólo mejoró ligeramente en comparación con la contracción anual del 79,5% en julio. Los mercados nacionales siguieron superando a los internacionales en cuanto a recuperación, aunque la mayoría siguió siendo sustancialmente inferior a la de hace un año. La capacidad de agosto (asientos-kilómetros disponibles o ASK) se redujo en un 63,8% en comparación con la de hace un año, y el factor de carga cayó en 27,2 puntos hasta un mínimo histórico para agosto del 58,5%.

IATA rebaja sus previsiones para 2020 tras un verano desastroso

Según los datos de los vuelos, la recuperación de los servicios de pasajeros aéreos se detuvo a mediados de agosto por el regreso de las restricciones gubernamentales ante los nuevos brotes de COVID-19 en varios mercados clave. Mientras que se esperaba que el descenso en el crecimiento interanual de los RPKs globales se hubiera moderado hasta el -55% para diciembre, ahora se espera una mejora mucho más lenta con la previsión de que el mes de diciembre baje un 68% con respecto a hace un año.

“El desastroso rendimiento del tráfico de agosto pone un tope a la peor temporada de verano de la industria. La recuperación de la demanda internacional es prácticamente inexistente y los mercados nacionales de Australia y el Japón han retrocedido ante los nuevos brotes y las restricciones a los viajes. Hace unos meses, pensamos que una caída de la demanda de un año completo de -63% en comparación con 2019 era lo peor que podía pasar. Con el triste período de viajes de verano, hemos revisado nuestras expectativas a la baja a -66%”, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de la IATA.

Fuente: Aviación Al Día