Los accionistas de la aeronáutica Boeing presentaron una demanda contra los miembros del consejo de administración, incluido el director ejecutivo, David Calhoun, y su predecesor Dennis Muilenburg, por no tomar las medidas necesarias para prevenir la crisis relacionada con el 737 MAX.

La demanda, consultada el viernes por la AFP, fue presentada en junio en un tribunal de Delaware, antes de ser actualizada en septiembre.

Los denunciantes acusan a los miembros de la directiva, organismo que supuestamente supervisa la gestión de la empresa, de no haber puesto en marcha las herramientas para evaluar y controlar la seguridad del 737 MAX antes de los dos accidentes mortales protagonizados por ese avión, que llevaron a la prohibición de vuelo de ese modelo en todo el mundo en marzo de 2019.

Accionistas de Boeing demandan a consejo de administración por gestión del 737 MAX

Mencionan, por ejemplo, la ausencia de un comité dedicado a la seguridad o un sistema de denuncia de irregularidades.

Según la demanda, los miembros del consejo de administración no tienen “ninguna excusa” para no haber asegurado la seguridad del aparato, especialmente luego de que fueran alertados, en varias ocasiones, de problemas en el diseño, la fabricación y comercialización de otras aeronaves de la empresa.

Estas acusaciones han sido fuertemente refutadas por Boeing. “Como era de esperar… en una demanda como esta, la denuncia presenta una versión sesgada y engañosa de los hechos de las actividades de Boeing y su junta directiva”, reaccionó el portavoz de la empresa.

Las demandas son “infundadas” y Boeing trabajará para que la denuncia sea desestimada antes de que termine el año, agregó.

El periódico The Wall Street Journal, la biblia de los círculos empresariales, fue el primer medio de comunicación en publicar una noticia sobre esta demanda el viernes.

Para apoyar las acusaciones, los demandantes presentaron documentos internos de la empresa. Algunos detalles fueron censurados por razones de confidencialidad.

Los miembros del consejo de administración y los dirigentes nombrados, como el director financiero Greg Smith, fueron acusados de fallar en su deber al no hacer lo suficiente para garantizar la seguridad de los aviones Boeing.

En tanto, los demandantes exigen que los miembros de la junta y los directivos a los que acusan reembolsen a Boeing las pérdidas económicas generadas por su falta de supervisión, así como de todas las retribuciones percibidas en el ejercicio de sus funciones.

Boeing ya es objeto de diversas investigaciones por los accidentes de Lion Air en octubre de 2018 y Ethiopian Airlines, en marzo de 2019, que dejaron 346 muertes en total.

Fuente: Aviación Al Día