EL DESCUBRIMIENTO NO OBLIGARÍA A CAMBIAR LOS ACTUALES AVIONES.

Se trata de un nuevo combustible que no genera CO2 y prácticamente ningún producto tóxico.

Hasta ahora, hacer volar un avión comercial sin contaminar es un sueño. Hoy por hoy, no hay posibilidades. Lo único posible es con baterías, pero esas baterías son tan pesadas y ocupan tanto espacio que el avión debería viajar sin pasajeros para poder garantizarse el suministro.

Oxford descubre cómo será la aviación no contaminante

Hasta ahora. Porque la Universidad de Oxford parece haber dado con el descubrimiento que reduciría a cero la contaminación y, al tiempo, permitiría seguir volando con los mismos aviones que operan hoy.

El secreto es cambiar el keroseno de aviación que se utiliza en la actualidad por un producto llamado amonia.

La Universidad de Oxford está a punto de acabar las investigaciones que permitirían en breve el uso de este combustible que emite cero contaminantes.

La amonia no es tan combustible como el keroseno de aviación, pero cuando se quema, no produce CO2. El nuevo combustible tiene grandes ventajas tanto sobre el hidrógeno como sobre las baterías.

En primer lugar, se puede almacenar en las mismas alas donde hoy se almacena el keroseno, de forma que no hay que rediseñar los aviones -el hidrógeno, en cambio, exigiría un nuevo tipo de aparatos-.

El responsable del proyecto se llama James Barth. El desafío tecnológico casi resuelto consiste en producir calor para dividir la amonia en hidrógeno y nitrógeno.

Esa combinación arde y crea energía. Lo único que produce como residuo es vapor de agua, nitrógeno y posiblemente óxidos de nitrógeno, que se pueden quitar usando amonia.

La amonia tiene el mismo precio que el keroseno. Si acaso ligeramente más caro, pero no suficiente como para causar un problema, especialmente porque son los mismos aviones actuales los que podrían operar con el nuevo combustible. Habría una variación en el alcance de los vuelos que, con los mismos aviones, no llegarían tan lejos. Pero la diferencia es bastante menor.

Fuente: preferente.com