Ginebra.- La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha urgido a los gobiernos a que implementen urgentemente el primer Plan Global para la Seguridad de la Aviación (GASeP), aprobado esta semana por el Consejo de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

“Volar es seguro. Sin embargo, la aviación afronta retos de seguridad. El GASeP facilitará a los gobiernos un plan global para armonizar sus esfuerzos en materia de seguridad. El punto crítico es su implementación. Debe ser rápido y aplicarse en su totalidad y a nivel global. La industria felicita a la OACI y a sus estados miembro por este logro, y está preparada para respaldar su pronta implementación”, dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

La IATA urge a los gobiernos la aplicacion del Plan Global de Seguridad

Las normas y prácticas recomendadas por la OACI (SARP,) para la seguridad de la aviación figuran en el Anexo 17 del Convenio de Chicago. GASeP proporciona un marco general para que los Estados puedan incorporar las normas y métodos recomendados del Anexo 17 en sus respectivos programas nacionales de seguridad de la aviación civil, en torno a cuatro áreas principales:

  • concienciación y respuesta ante el riesgo;
  • cultura de seguridad;
  • mejora tecnológica e innovación; y
  • vigilancia de la seguridad y cooperación entre los Estados y con las organizaciones locales.

“Los gobiernos son los principales responsables de la seguridad de sus ciudadanos, incluso cuando están volando. Pero su capacidad para atender esta responsabilidad es diferente. La implementación de las SARP establecidas en el Anexo 17 no son universales. Es necesario fomentar la cooperación y la creación de capacidades, para que todos los Estados cumplan con sus obligaciones”, dijo De Juniac.

La total implementación del GASeP aborda cuatro principios esenciales para mejorar la seguridad destacada por De Juniac en su discurso de apertura de la Conferencia Mundial AVSEC de la IATA, celebrada en Abu Dabi. Estos son:

  • mayor cooperación entre gobiernos con el fin de poner coto a las medidas extraterritoriales a largo plazo;
  • aplicación universal de estándares globales;
  • intercambio de información más eficiente entre gobiernos e industria y entre los propios gobiernos, e
  • implantación eficiente de las innovaciones tecnológicas, nuevas y existentes.

“Tenemos grandes expectativas puestas en el GASeP. Pero los Estados son soberanos y no existe un marco regulador para la seguridad global. Por ello, los gobiernos deben sentirse responsables de la seguridad de 4.000 millones de viajeros en todo el mundo. Y para adelantarse a las amenazas, deben incorporar el GASeP en sus planes nacionales de seguridad y cooperar a través de la OACI para asegurar el funcionamiento del sistema global de seguridad”, dijo De Juniac.