British Airways ha informado este martes que operará todos sus vuelos desde los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick, reponiéndose del fallo informático que afectó a más de 75.000 pasajeros. Diversas casa de análisis sitúan el impacto de la crisis en unos 100 millones de euros.

La aerolínea del grupo británico-español IAG sostiene que los sistemas “ahora están funcionando y vamos a operar un programa completo en Heathrow y Gatwick”, si bien admitió que llevará “un tiempo” hasta conseguir que todas las maletas vuelvan a manos de los clientes afectados.

British Airways se enfrenta a un lío de maletas mundial mientras vuelve a operar en Londres

“Estamos haciendo progresos en reunir las maletas con los clientes en todos los lugares del mundo que se vieron afectados por el gran fallo del sistema informático del sábado”, indicó BA. Unos 75.000 pasajeros no pudieron tomar sus vuelos el sábado y el domingo debido al problema informático, que inutilizó todas las comunicaciones internas, como el servicio telefónico, la facturación y la gestión de equipajes.

“Si bien hemos enviado ya algunas maletas a los aeropuertos correctos, aún hay trabajo por hacer y sabemos que todavía hay un significativo número de clientes que tienen que recibir su equipaje”, añadió la aerolínea.

A pesar del problema, el consejero delegado de BA, el español Alex Cruz, dijo el lunes a la BBC que no dimitirá y que se centrará en investigar las causas del fallo informático global. El sindicato británico GMB ha responsabilizado del problema al traslado del Reino Unido a la India del trabajo informático.

Cruz se disculpó este lunes por el trastorno causado a los 75.000 pasajeros que el sábado y el domingo no pudieron volar, debido, según BA, a una “sobrecarga del sistema eléctrico”. La sobrecarga, cuya causa no se ha determinado, fue “tan potente” que incluso invalidó el sistema adicional de apoyo, lo que resultó en una caída de todos los sistemas en 170 aeropuertos en 70 países.